A mi manera

El otro día hablaba con mis amigas sobre las tortas de chicarrón y cada una tenía sus propios recuerdos de ellas, salieron las tortas de Veedor y un sinfín de delicias más.
Me han dado ganas de hacer tortas de chicharrón y pretendo acordarme de cómo las hacia mi madre, pero desde mi recuerdo, no tengo nada apuntado asique lo diré a mi manera que es como me gusta hacer las cosas, a mi manera.
Yo recuerdo que pedía una mediana al panadero, porque era más fácil que se la trajera ya fermentada que hacerlo ella, que también sabía, pero ganaba tiempo. En todo caso se hace una masa de pan tal cual como para hacer una mediana, quien quiera más cantidad debe hacer más masa.
Hoy en día hay picadoras trituradoras y toda clase de robot de cocina, pero si no tenemos a mano ninguno de estos artilugios… agarraremos el tarjador y provistos de una buena macheta haremos picadillo los chicharrones. A mí los que más me gustan son los de cuello, llamados así no sé porqué, salen del velo del cerdo, y como a mi abuela María se me pasan todos los males comiéndome uno de estos deliciosos chicharrones.
A lo que iba yo, tenemos la masa y tenemos los chicharrones lo mezclamos todo junto añadimos azúcar y unos granos de anís (según el gusto se pone una copita de aguardiente o de anisado) y listo para ser amasado todo junto, para que no se peguen las manos se pone en ellas un poquito de harina; llegados a este punto se van formando bolas de masa y se extienden al tamaño de la mano, de la mía claro, si la tenéis mas grande hacerlas un poquito más pequeñas, en el centro de la torta ya formada, hacéis unos pellizquitos como los que se dan las señoritas para que les salga color en las mejillas, bueno sedaban las de antes hoy no hace falta ya que tenemos colores muy bonitos porque tomamos el sol. Esos huequitos se rellenan con azúcar. Y las tenemos listas para el horno, yo soy mala para esto del horno así que no os digo ni tiempo ni nada, yo cojo el punto y me siento en el suelo delante del horno y las miro continuamente, cuando ya las veo doraditas y a mi gusto las saco, nunca con un trapo majado o húmedo para agarrar la bandeja del horno, siempre seco y gordito, una manopla está bien.
Dejarlas enfriar un poquito no hagáis lo que yo que me las como calientes y me duele la tripita.
Espero que os gusten si os decidís a hacerlas.
No me preguntéis nada más porque nada más se, si si, sé que mi madre las preparaba en casa y después se iba al horno de Cristino a cocerlas, claro entonces no tenia que sentarse delante del horno para ver cuando estaban doradas, a veces yo iba le acompañaba para ayudar a traerlas.
Esto es todo por el momento, cualquier otra receta que dudéis de su elaboración no dudéis en pedirme ayuda, pero ya sabes siempre será A Mi Manera.
Saludos afectuosos.

Elisa

Anuncios

About elichenca

Soy una persona tranquila, me gusta salir a pasear por el campo, hacer fotografías, montar en bicicleta, nadar. Una de mis aficiones es la lectura, y me gusta escribir. Me gusta reunirme con los amigos para charlar tranquilamente al amor de la lumbre, si no hay lumbre, cualquier otro sitio es bueno. Me gusta pensar que dentro de mi hay un eje diamantino, que hace que me mantenga firme y erguida para que cualquier cosa que sobre mi caiga, no me haga tambalear. Esta es una idea de Ángel Ganivet, que leí hace mucho tiempo, me ayuda en el diario vivir. Elisa
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s