Sobre los libros

Estoy leyendo el libro: El infinito en un junco, de la escritora Irene Vallejo. Hace un recorrido por la historia de la literatura, más concretamente de los libros desde la antigua Grecia con sus filósofos, hasta hoy con nuestro alabado y denostado Internet. Para los amantes de los libros es muy recomendable.

Me ha llamado mucho la atención como explica que, si no puedes viajar, puedes leer, los libros te llevan a lugares desconocidos y te hablan de culturas dispares, diferentes. De personas y mundos que no imaginas, de ahora y de todos los tiempos; todo está en los libros y no lo digo yo. Puedes viajar para adquirir conocimiento, también puedes leer.

Este párrafo me ha encantado, en general estoy disfrutando con la lectura de este libro.

 “He viajado para escapar y para intentar verme desde otro mirador. Cuando alcanzas a verte desde fuera, completas la existencia con mayor humildad y perspicacia que cuando, como un tonto jaleado por otros tontos, imaginabas tu yo como el mejor yo, tu ciudad como la mejor ciudad y eso que llamas vida como la única vida concebible”

Yo no puedo decir nada ante estas palabras, sólo asegurar que estoy plenamente de acuerdo después de haberlas interiorizado.

Por si fuera de vuestro interés lo comparto.

                                                                               Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Le pudo el silencio

Un canario cantarín

en tu pecho está escondido

Muy callado

asemeja un corazón de madera

Bien pulida

no en vano le cubrió el silencio

Y la patina del tiempo.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Por qué nos quedamos colgados de algunas personas

Esta noche he sentido la necesidad de escribir un artículo sobre la empatía entre personas, ¿por qué tenemos tendencia a buscar a aquellos seres con los que nos sentimos bien, y por qué tenemos muy claro que no es con todos?.

Cuando nos encontramos con alguien en quien vemos representados los ideales que deseamos para nosotros, nos entran ganas de ser su amigo de no soltarlo, nos gusta hablar con él, nos atrae estar a su lado, que nos cuente esas historias maravillosas que nos hacen encontrarnos con nosotros mismos atreves de él, quizá sea una persona que como nosotros también busca, pero comunica algo; Nos pegamos a ella y nos sentimos enamorados.

Nos engañamos en la mayor parte de las veces, no es amor, puede ser admiración, o puede ser cariño, necesidad de estar a su lado porque nos da una dimensión de nosotros mismos, que con otras personas no sentimos.

Cada uno tenemos en este mundo, en esta forma de existencia, unos guías, unos compañeros, que caminando a nuestro lado nos ayudan a encontrar la senda, el camino, a salir del laberinto en el que nos encontramos la mayor parte de nuestra vida.

Son almas amigas, que se han conocido en otros niveles de la evolución, y ahora deben caminar juntas, todo o parte del camino. Cuando se encuentran se reconocen, quizá se conocían, podían vivir en la misma calle, y no haberse “visto”, de pronto un día, en un rato de conversación más tranquilo, descubren que tienen muchas cosas en común, que les gustaría charlar por largas horas porque no se les terminan los temas, todos son muy interesantes.

Yo me he encontrado con personas guías a lo largo de mi vida, me han ayudado a reconocerme, a encontrarme a mí misma, algunas lo han sabido, otras ni se fijaron en mí, pero dejaron algo por lo que hoy soy lo que soy.

Las almas amigas se reconocen y buscan poder estar juntas.

Al final los que deben encontrarse se encuentran, ahora o en otra dimensión.

Todo fluye, todo es mutable, estamos hechos a imagen del todo y nuestras necesidades serán colmadas.

                           Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Reflexiones de junio

Estoy pensando desde hace unos días, en que acostumbramos a identificarnos con personas, ideologías, pensamientos, equipos, etc. Podía  escribir los nombres de todo eso que estáis imaginando, pero ya lo imagináis.

Me parece muy loable y es satisfactorio sentirse de algo o de alguien; seguir a un equipo de futbol, a un cantante, a un partido político… identificarnos, en definitiva, con aquello que nos hace sentir pertenecientes a… seguidores de… y hablar a favor de nuestros preferidos porque “de la abundancia del corazón habla la lengua”

Qué puede ser más bonito que defender lo que sentimos como nuestro, eso que nos conforma, conformar es dar forma a algo o a alguien. Ser de algo o de alguien y tener su forma, no es lo mismo que tener nuestra propia forma.

Hay un paso muy fino hacia el fanatismo, como el filo de una navaja diría yo, si caminamos por él podemos caer en la sin razón. Dicho en castizo “rompernos los cuernos por nuestro defendido”, pasar a ser no solo de una ideología, de un equipo, sino ser Anti. Anti esto, anti lo otro. Se oye con frecuencia: “yo lo que cada día soy más, es anti…”

 Ahí empieza mi miedo ante la intolerancia, la xenofobia el separatismo, no solo de los pueblos, de las personas por sus aficiones. Soy simpatizante de…, no tiene por qué ser soy anti… todo lo demás.

No es necesario, pero voy a reproducir esta frase “El derecho a la libertad de unos termina donde empieza el de los otros” si no lo respetamos mal van las cosas, algo falla en nosotros como individuos y como colectivo en nuestro entorno.

Este pensamiento me ha surgido porque estos días he oído muchas cosas referentes a que yo soy de estos, tú eres de aquellos, y defendemos atacando, es bueno y necesario tomar partido; siempre respetando a los que no son de nuestro equipo, nunca tendremos más razón ni por insultar ni por hablar fuerte, cada uno vemos las cosas desde nuestro punto de vista, desde el otro lado se ven desde otra perspectiva, a todos nos ciega la pasión, nuestras creencias son las buenas, equivocados están los otros, los que no piensan como yo.

Creo que en todos los convencimientos hay verdad y hay engaño y que si no somos desapasionados puede ser que nos liemos a decir a los demás lo mierdas que son sin ver lo lamentablemente embarrados que estamos nosotros.

Respeto, oigamos lo que dicen los que no piensan como yo porque lo que dicen los que piensan como yo ya me lo se.

Comprensión para saber que no somos mejores por nuestras creencias, libertad en armonía para que cada individuo sea, piense y hable según lo que haya en su corazón.

 Amor para que de nosotros solo salga amor.

Lo deseo para mi y para la humanidad.

Elisa

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Así soy yo

Me gusta mirar a las estrellas, dormirme oliendo el perfume de sabanas limpias, la luna creciente, el olor de los pinos, la luna llena, me gustan los besos, los abrazos tiernos, me gustan los niños, me gusta el cantar, la risa el llanto si es de alegría, el olor de las rosas, tomar en mi mano una mano amiga, las rosas, me gustan los flanes, una cena a la luz de las velas, charlar hasta la madrugada. Me gustan las olas, el mar la arena, tumbarme a la sombra … leer que no me falte un libro. Las natillas ¡por dios las natillas! el arroz con leche, el regaliz, me gusta mi gente, un baño caliente, los pájaros cantores el murmullo del viento, recibir noticias de un amigo ausente, saltar en los charcos, escuchar la lluvia, pasear despacio, me gusta el silencio, hacer postres, considerar el día, sonreír. Me gustan los ríos y su discurrir, me gustan los versos,

Me gustan mis nietos.

Así soy yo.

                  Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Un paseo por el pinar

Esta tarde de junio, templada, tranquila y olorosa, he paseado por el pinar que tengo enfrente de mi casa. Ya no queda verde, todo se ha vuelto dorado, las espigas de cebada que se divisan en la otra loma del río, ya están entregadas, dispuestas para ser segadas y recogidas en haces que más tarde se extenderán en parva para ser trillados.

Bueno esa es una imagen que se ha colado en mis recuerdos, no, hoy no se trilla hay máquinas segadoras que lo hacen todo a la vez, la paja sale formando pacas y los granos limpios para ser almacenados. Los tiempos han cambiado para bien, casi siempre.

Durante mi paseo he visto los potes dispuestos para recoger la resina que con el calor sudarán los pinos y se elaborará aguarrás y otros productos de la industria farmacéutica.

El cantueso está dando sus últimos aromas de pura lavanda, y los tomillos empiezan a desplegar su poderío, inundando los pinares con su presencia inconfundible, quedan pocas matas de tomillo, este tomillo de mi tierra tan oloroso tan rico para las carnes asadas.

En el mes de julio se celebra la fiesta de San Victorino, patrón del pueblo y ese día el suelo de la iglesia era cubierto de oloroso tomillo, quizá la costumbre venia de antiguo cuando en la iglesia se enterraba a los difuntos, llegado los calores debería ser terrible el olor y de esta forma se paliaba en lo posible; en mi mente está el recuerdo de ese día y la sensación de entrar en la iglesia con mi vestido blanco recién almidonado; por esos años ya hacia mucho, mucho tiempo que no se enterraba en la iglesia, enterrar en sagrado, costumbre que no hubo más remedio que erradicar, por salud publica.

«Carlos III había aprobado en 1787 una real cédula para abolir los cementerios parroquiales por falta de salubridad. Y ya en 1804 Carlos IV dictó la prohibición de enterrar a los fallecidos en iglesias.”

Esta tarde de mi paseo, el cielo estaba especialmente soñador, las nubes muy blancas destacaban sobre un azul limpio y luminoso, los aromas colores y recuerdos daban a mi caminar una energía que no pensaba encontrar al salir de casa, triste y comprimida porque la vida no es lo bonita que yo quisiera, pero me estaba esperando una explosión de vitalidad que me ha renovado, no paseaba nadie, mi marido y yo, pero nos hemos encontrado, sin esperarlo con dos buenos amigos que aunque a más de dos metros hemos podido saludarnos y contarnos esas mil cosas que surgen siempre entre nosotros aunque se pasen meses sin vernos, siempre es como si nos hubiéramos visto el día anterior, eso es muy gratificante. Esos amigos con los que nada se resiste ni lo divino ni lo humano, pero nunca entra el prójimo en nuestros temas, a no ser que hablemos de algún amigo en común y el tema sea darnos alguna buena noticia. Es bonito tener amigos, es bonito poder hablar, es bonito no estar solo, aunque no te encuentres todos los días, sabe mucho mejor ese pequeño rato que nos contamos de nosotros y de nuestra vida, por eso digo que esta tarde ha sido bien aprovechada y ha dado sus frutos.

Quiero grabar en mi memoria que nunca debo renunciar a un paseo por el pinar, abre los pulmones, el alma y renueva las energías.

Saludos.

Elisa

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Lengua española

El uso de: porqué, porque, por qué y por que

Porqué es un sustantivo (el porqué, es decir, la causael motivo); siempre va precedido del artículo (el) o de otro determinante (su, este, otro...). Admite plural: los porqués
Ejemplo: No explica nunca el porqué de sus decisiones.

Porque es una conjunción causal: introduce una oración subordinada que explica la causa de otra principal. 
Ejemplo: Lo he entendido porque me lo has explicado muy bien.

Por qué sólo se usa en oraciones interrogativas, directas e indirectas. Por, es preposición y qué, es un pronombre interrogativo. 
Ejemplos: ¿Por qué no has venido a la fiesta? (Interrogativa directa)
                No sé por qué se ha portado tan mal. (Interrogativa indirecta)

Por que se compone de la preposición por y del pronombre relativo que; se puede sustituir por “el cual, la cual”, etc.
Ejemplo: Fueron varios los delitos por que fue juzgado.

Lo comparto porque me parece una explicación sencilla, de esta forma se entiende muy bien.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La hora Bruja

La hora bruja, esta es la hora.
Esa en que la fuerza de los sueños se desata, esa en la que puedo volar… con o sin escoba, es la hora mágica donde todo es posible, las fuerzas del sol y la luna se juntan para iluminar el horizonte; ahí, ahí es donde todo es posible, en el horizonte, todo lo demás quedó atrás, es por eso que mis sueños van hacia adelante persiguiendo al sol con la luz de la luna.

Feliz descanso para un nuevo día.
Elisa.

La reina de las brujas.
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El paso del tiempo cambia a las personas

Es indudable y parece tan claro que no hace falta escribir nada sobre esta cuestión, pero esta mañana pensando en la lectura, que es uno de mis entretenimientos más asiduos, he recordado mi vida lectora desde el punto en que comprendí que los signos que veía en los libros eran letras y que uniendo letras se formaban palabras y que esas a su vez hacían frases que tenían sentido y que decían cosas y que contaban historias y hablaban de otros mundos que yo desconocía.

El primer libro que cayó en mis manos era un tratado de horticultura que mi padre tenía, que alguien le había regalado porque estaba empeñado en plantar un huerto, ese es otro tema que ya contaré, ese libro en el que se veían pepinos calabazas tomates y todo lo que se puede plantar y sirve para comer, fue mi primer libro para “mirar santos” así nos decían que hiciéramos cuando nos aburríamos y nos daban el libro que no sabíamos leer: Bueno pues te entretienes mirando los santos, que no eran otra cosa que los dibujos que en las páginas había para ilustrar los textos.

Así se desarrolló mi curiosidad por saber qué decía aquello, qué era lo que había que hacer para tener esos hermosos melones y tomates que se veía en “los santos”.

Los libros que tenía a mi alcance eran los cuentos de Flechas y Pelayos, que mi padre con su hermano pequeño habían ido comprando cuando disponían de algunas “perrillas” así me lo relataba mi padre. Esos fascículos los había ido cosiendo mi abuela uno con otro y haciendo engrudo con harina y agua había pegado una tela al lomo y así había formado un hermoso libro que se guardaba en el desván de la casa, y que cuando yo iba a pasar alguna temporada con mi abuela y tíos, era lo primero que pedía que mi tía fuera a buscar al desván para que me lo leyera, mi tía estaba muy atareada y tardaba en subir a por los cuentos de Mari Pepa que era como yo los llamaba porque de todo lo que en ellos se contaba a mi sólo me interesaba la historia de Mari Pepa una niña que vivía en un barrio del centro de Madrid y que tenía un Hermano mayor y otro más pequeño que ella, y tenía una hermosa muñeca con la que pasaba muchas aventuras. Era mi sueño llegar a casa de mi abuela y que mi tía me leyera historias de Mari Pepa, pero no siempre lo hacía volando como yo quería, algunas visitas de las que hacíamos eran por la matanza y había tanto que hacer que era imposible complacerme, yo quería subir y entretenerme en el desván con el cuento hojeando yo sola, pero eso era imposible las escaleras eran muy empinadas y estaba muy oscuro, hubiera sido fácil burlar su vigilancia por que estaban todos muy ocupados pero ¡ay! yo era una niña pequeña y me habían dicho que al desván no podía subir sola porque había muchos peligros y aunque lo intentaba y abría la puerta y me asomaba, la oscuridad iluminada por unos rayos claros que se filtraban por la techumbre, el olor a polvo y trastos, me hacia desistir, y esperaba paciente haciéndome una muñeca con un cojín y arropándola con una toquilla de mi abuela; en aquel entonces éramos dos hermanos Jesús tendría un año y yo tres, así fueron pasando años y llegando niños, nuestros hermanos, a mi seguían mandándome a casa de la abuela por los veranos, poco a poco me fui dando cuenta que el ir al colegio servía para algo, porque ya sabía leer y además entendía lo que leía, era una suerte porque ya no necesitaba a nadie para que me leyera los cuentos de Mari Pepa. Emilia Cotarelo era la narradora de los cuentos de Mari Pepa, cada revista se componía de diferentes publicaciones: Teodorito y su chacha… Por si alguien quiere saber sobre esta publicación de los años cuarenta del siglo XX, (se dejó de publicar en el año 1949. Dejo un enlace con Wikipedia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Flechas_y_Pelayos

Siempre me ha gustado aprender y en ello he encontrado satisfacción, y todo lo que sé lo debo a los libros que nunca me dejan de sorprender, puedo decir que siempre he tenido algún libro entre las manos, un TBO una revista un periódico, algo que tuviera letras y que contara historias cuentos anécdotas fabulas, todo de todo cuanto caía en mis manos lo devoraba, daba lo mismo si tenía fiebre o sueño nunca dejaba de leer, aun descuidando otras tareas que me eran encomendadas, parece exagerado pero no lo es, mi madre me decía que me iba a quedar sin ojos pero a mí eso no me importaba, era mi vida lo que es lo mismo, la pasión que me movía.

En aquellos años de mi niñez el ayuntamiento de mi pueblo por las Ferias y Fiestas de junio, regalaba a los niños una bolsa de caramelos y un obsequio, si eras aplicado, ese es el motivo que está en mi recuerdo por lo que un año recibimos como regalo, un libro mi hermano y otro yo. No tendría más de siete años y mi hermano cinco, bien sabe Dios que todo lo sabe que yo quería los dos y trataba de saber cual era más bonito para convencer a mi hermano que me lo cambiara, pero no, el suyo era Ben-Hur y el mío El Último Mohicano, cosa que no me parecía muy bien, pero que tuve que aceptar. eran libros para niños y contaban la historia a doble página en la de la izquierda estaba la letra y en la derecha se veía contado en viñetas, me leí volando las viñetas y como me gustó tanto, empecé rápidamente a leer la parte de las letras; quedé enganchada para toda la vida, ¿a los libros? creo que a las historias que cuentan los libros que aunque parezca lo mismo no lo es, y se esto porque también he sido enamorada del cine y del teatro y de los sainetes, de todo lo que contase algo, ¿el genero? entonces y durante mucho tiempo no supe lo que era eso y leía sin importarme a que género pertenecía. Un segundo libro, tercero porque también leí el de mi hermano y la historia de Ben-Hur no se borró de mi pensamiento nunca y marcó muy claro lo que son los buenos y los malos sentimientos y quien obra bien y quien solo mira por sus intereses sin importar quien caiga, era muy pronto pero lo vi claro, el tercero era un libro que como no podía ser menos en aquellos años era del Frente de juventudes, lo he buscado pero no se donde parará, estaba en casa de mis padres, tampoco lo encuentro en las librerías actuales ni en internet, pero recuerdo la historia que contaba, a grandes rasgos era un joven pastor que mientras cuidaba de sus ovejas por el campo, escribía y se le daba bien aunque no tenía cultura, y fue a pasar un verano a su pueblo un niño de la ciudad, joven como él y se hicieron amigos, pero este joven era un aprovechado un ser sin escrúpulos que le engañó y diciéndole que iba a publicar su libro se lo llevo y sí lo publicó pero con su nombre, el pastor llegó a enterarse pero no se cual es el final porque no lo recuerdo es mucho más importante el cuerpo que el final. Eso también me enseño mucho, iba aprendiendo y guardando en mi memoria, rasgos del alma humana, de la condición del ser y de sus miserias y grandezas.

Mi hermano y yo hicimos colecciones de cuentos lo que teníamos cuando nuestra abuela venia o los tíos y tías nos daban alguna propina lo gastábamos en el estanco de la calle Zapateros en Las aventuras del Capitan Trueno o en las de Sisi nos daba lo mismo lo compartíamos todo.

Entre lecturas llegué a la adolescencia y tuve amigos que me prestaron libros de todo tipo, era igual que tratasen de arquitectura de psicología o de filosofía, realmente es cierto que también novelas de amor ahí hemos llegado, la edad lo requería, una romántica empedernida siempre enamorada del amor no podia haberse hecho sin novelas de amor, pero también de espías, de guerra y sobre la guerra, no voy a aburrir ni diré ningún titulo, me hice socia del circulo de lectores y seguía leyendo, hasta que me casé y después seguía leyendo, y sigo leyendo.

¿Que tiene que ver el titulo que he puesto con esto que os cuento? porque según esto yo no he cambiado, pues sí lo he hecho, veréis, nunca dejaba un libro sin terminar, me gustara más o menos lo terminaba, hoy lo dejo tranquilamente por diferentes razones: porque según mi criterio esté mal escrito, no soy escritora pero quien lo es debe hacerlo bien. Porque se enrolla y no va al grano sin estar justificado dar tantos rodeos. Por que quiera ser oportunista y enganchar a muchos lectores haciendo publicidad y convenciendo de que si no lees tal o cual libro no eres moderno ni estás al día. Hay muchos casos en que lo empiezo y si me gusta sigo y si no por muy actual que sea y tenga miles de lectores en todo el mundo no lo leo, me gusta juzgar por mi misma, si no es sincero lo dejo tranquilamente. Y principalmente porque hoy puedo manifestar mis puntos de vista sin miedo a no ser como todo el mundo, y tengo derecho a que Cien años de soledad, de todo un premio Nobel no me guste, sí… porque no tengo cultura para entenderlo, bien. Lo que ustedes quieran pero es como es, no me gusta. Lo he leído.

Por esas razones hoy he cambiado respecto a terminar de leer determinado libro, o ni siquiera empezarlo por muy famoso que sea.

Siempre fui feliz con un libro en la mano, pensé que estaba enamorada de los libros tengo una habitación llena de libros, si, es cierto, me gustan los libros, los cuido los forro para leerlos no me gusta subrayar en ellos, los respeto y los conservo, si me los dejan los devuelvo impecables y si los presto los persigo, aunque alguno se haya extraviado pero no importa.

Otra razón por la que con el tiempo he cambiado es que me gusta leer en cualquier medio de los que hoy tenemos al alcance de nuestras manos; el ordenador, en casa cómodamente sentada en mi sillón, leo en el ordenador, pongo la letra todo lo grande que quiero, no veo como veía, y a veces hago que el ordenador me lea el libro, y me quedo tranquilamente escuchando con los ojos cerrados imaginándome los mundos que me describe. Otras veces leo en la tablet en el jardín en el balcón, en cualquier parte, reposando, de día o sin luz, también leo en el teléfono, si estoy en la consulta esperando mi turno, leo cómodamente, puedo hacer la letra todo lo grande que quiera, ¿una página me dura más? bueno y ¿tengo prisa?, pues no claro que no.

Ahora tengo un libro digital, es estupendo, guarda memoria de por donde voy me aclara las dudas y me resuelve una palabra que no entiendo sin necesidad de mirar al diccionario porque este libro ya lleva uno incorporado ¿que no es lo mismo que un libro de papel? no, no lo es y eso es lo que a mi me ha hecho reflexionar sobre si me gustan los libros si soy amante de los libros, si puedo formar parte de los grupos, tantos que hay, de Amantes de los libros, tal o cual, o de tal o cual pueblo. pues no amigos, no soy amante de los libros, hoy lo se, soy amante de las historias que cuentan, del conocimiento que imparten de la libertad que dan, de la compañía que me hacen de y ¡de tantas cosas que las historias que los libros cuentan! y me aportan con cada lectura que hago. Por eso sigo leyendo, por eso sigo aprendiendo por eso medito, por eso soy libre en lo más profundo de mi ser, y soy feliz, y estoy contenta porque se haya inventado un libro digital que no pesa porque mis manos no pueden sostener un libro mucho tiempo pero sigo leyendo libros de muchas páginas sin cansarme y por eso digo que sí, el paso del tiempo te cambia, no soy ni parecida a la que era a los cuarenta años, ni defiendo las cosas que defendía y por eso me callo cuando me dicen: tu no eres amante de los libros, tienen razón no lo soy, es mucho más que eso lo que yo siento por los libros en todos los minutos de mi vida.

Queridos amigos no espero comprensión, pero si vuestro cariño.

Elisa.

Publicado en Sin categoría | 8 comentarios

SEGUIR EL CAMINO

Es una reflexión sobre los caminos de la vida y si seguimos el adecuado.

Desde el momento en el que nacemos estamos en un camino y somos llevados por él de la mano de las personas que nos acompañan las que nos han acogido a nuestra llegada y las que van a estar a nuestro lado durante los años en los que no podemos defendernos por nosotros mismos, ni alimentarnos ni procurarnos ninguna de las cosas que necesitamos para sobrevivir.

Ellos, esas personas que están a nuestro lado son los encargados de alimentarnos y cuidar de nuestro bien estar, a su manera según sus medios y su entendimiento, por eso seremos el reflejo de ellos, aprenderemos lo que nos enseñen, adquiriremos sus costumbres, su forma de ser, su idioma y en definitiva sus ideales ante la vida; religiosos, políticos y sociales.

Así vamos seguros por un camino con pocos sobresaltos. En circunstancias normales, no nos falta alimento, educación abrigo y protección, vamos creciendo tranquilos.

Cuando en la vida empiezan a aparecer otros caminos, es cuando empiezan los conflictos con nosotros mismos que es lo más duro y con los otros que es lo más complicado, porque ya no nos valen las cosas que nos han enseñado y no creemos lo que nos han dicho como verdades absolutas, y sus costumbres no  nos valen, empezamos a trazar nuestro propio camino que se aleja del suyo, esto nos hace temblar porque sabemos que debemos aventurarnos y explorar y conocer el mundo por nosotros mismos pero nos da miedo no estamos acostumbrados a ser libres, siempre hemos hecho lo que nos decían y hemos creído lo que nos enseñaban y el mundo se nos tambalea, y nos entra pánico, ya no somos pequeños, ni grandes, y no sabemos si confiar en ellos o arriesgarnos a ver y creer por nosotros mismos.

Entramos en desacuerdo con las enseñanzas de nuestros mayores no tenemos nada claro ¿y si nos engañamos? ¿y si nos condenamos? Sí, nos condenamos a ser apartados a ser mal vistos a cometer el error de ser diferente a la familia al pueblo a lo que todos los otros creen y piensan.

Ese es el primer cruce de caminos, ese momento hay que pasarlo y seguir adelante por donde la intuición te marca.

Y avanzamos y seguimos y tomamos decisiones y vivimos, sin dejar de plantearnos nunca si será ese el camino para mí o habría otro.

Creo que no hay respuesta segura para esa pregunta, pero hay una, no dejes de investigar no dejes de pensar por ti mismo de ser libre de aventurarte a nuevas ideas a nuevas formas a nuevas corrientes de pensamiento, lee todo lo que llegue a ti, es el único medio de saber de adquirir suficiente saber para asegurar que nunca lo sabrás todo pero tendrás más claro lo que no quieres, descubrirás que no quieres estar atado ni parado ni sujeto por ideas de otros, que descubrirás tus verdades, que se pueden parecer a las de otros o no, que puedes sentirte a gusto con ideales que ni se parecen a los primeros que te enseñaron, pero descubres que son más tuyos. Puedes encontrar otro grupo con el que te identifiques, o no, puede ser que conserves parte de las raíces que te nutren desde que naciste, en un lugar concreto y no en otro, pero puede ser que tu veas otras cosas que quieras pensar diferente que quieras volar que quieras cambiar que quieras ser tú mismo.

Miedo a ser libre, siempre me dirigieron, cómo voy a ir por libre, seguro que me equivoco seguro que yo me estoy liando si toda la vida ha sido así cómo yo voy a… Pero claro yo no creo eso, a mí no me convence esto otro, esto que dicen es fantasía, esto de aquí es un invento que no tiene por dónde cogerse, aquello se cae por su peso. Me siento perdido, ¿lo dejo todo cómo está y sigo en este camino, olvido lo que yo descubro y me atengo a las normas de toda la vida? Así estoy seguro, no tengo que pensar no tengo que dudar no tengo que arriesgarme.

Y si el mundo que vislumbro en el otro camino es maravilloso…, no hay ningún mal no me mata la libertad, me hace sentir que tengo alas que no estoy obligado a nada, que al soltar las ligaduras que me sujetan a lo que no siento mío ni quiero para mí, veo luz y me calienta el sol y rio feliz porque soy el pastor de mí mismo soy mi guía espiritual y voy a ir a donde quiero. Descubro que hay muchas más cosas bajo el cielo de lo que quieren que crea, y esto además de libre me hace feliz.

Bien, dos caminos:

¿Quedarse en lo que se conoce, seguro tranquilo sin sobresaltos sin angustias ni incertidumbres?

¿Soltarse y dejarse llevar por la locura de lo nuevo de lo liberador de lo que concuerda conmigo de lo que me da alegría y me hace feliz?

Yo no lo sé para cada uno de los seres que pensamos y nos planteamos qué camino seguir, habrá una respuesta, seguro. Para mí siempre y sin duda es seguir mi intuición mi deseo y seguir en pos de mi senda, la que yo me marque no la que otros diseñen para mí.

No todos llegamos a bifurcaciones de caminos puede ser que llevemos una existencia tranquila y confiada ya de por sí, cumplimos las normas, no nos planteamos ideas descabelladas y seguimos enseñando a nuestros descendientes lo que nos enseñaron a nosotros, es un buen discurrir por el camino de la vida y no hay porque dejarlo y meterse a conflictos internos.

Pero si en un momento de tu caminar sientes que hay otros rumbos y que hay más ideas, mas sueños que realizar, más batallas que ganar contra ti mismo… no lo dudes y a por ello.

Hay un cuento muy bueno que ilustra lo que yo quiero decir, mucho mejor de lo que yo puedo hacerlo, os recomiendo su lectura.

Dice cosas muy enriquecedoras y que animan a desprenderte de lo que ya no te sirve porque vislumbras cosas nuevas, al menos diferentes. No lo dudes, ser diferente no es malo, los mesías que en la tierra han sido eran diferentes a su gente a su entorno a la vida que conocían, se fueron y un día volvieron para decirnos que nos soltáramos sin miedo, pero su mensaje no ha sido escuchado o lo olvidamos.

Dice cosas como esta:

                “¿Y qué haríais si Dios os hablara directamente y os dijera: ¿Os ordeno que seáis felices mientras viváis? ¿Qué haríais entonces?”

Ilusiones el autor es Richard Bach.  El libro es de 1977.

Elisa

                                                                                                                              18/04/2020

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Vida me enseña

La vida me desilusiona para que deje de vivir de ilusiones y vea la realidad. La vida me destruye todo lo superfluo, hasta que queda sólo lo importante. La vida no medeja en paz, para que deje de pelear, y acepte todo lo que Es.

La vida me retira lo que tengo, hasta que dejo de quejarme y agradezco. La vida me envía personas conflictivas para que sane y deje de reflejar afuera lo que tengo adentro.

La vida deja que me caigas una y otra vez, hasta que decido a aprender la lección. La vida me saca del camino y me presenta encrucijadas, hasta que dejo de querer controlar y fluyo como rio.

La vida me pone enemigos en el camino, hasta que dejo de “reaccionar”. La vida me asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdo el miedo y recobro mi fe.

La vida me quita el amor verdadero, no me lo concede ni permite, hasta que dejo de intentar comprarlo con baratijas. La vida me aleja de las personas que amo, hasta que comprendo que no soy este cuerpo, sino el Espíritu que él contiene.

Meditaciones que llegan a mi que yo acojo guardo y releo, quizá lleguen a enseñarme algo.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Año 2020

Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí, abandoné mi afición a escribir y a contar mis cosas, abandoné mis deseos de comunicarme y me quedé reducida, no es mi deseo hoy, aquí estoy para comunicar, recordar, contactar… no se que es lo que me ha traído al rincón de Friskiyo, pero aquí estoy. Quiero recuperarme, y recuperar a mis amigos, seguidores, a dodos los que seguían mis pasos y me acompañaban.

Este año ha empezado muy revuelto y problemático, al menos ha empezado difícil, complicado diría yo, en aspectos variados que no tienen nada que ver unos con otros pero que unos complican a los otros. desde mi punto de vista, como es todo lo que yo escribo, no puede ser de otra manera porque no sería yo.

Estaba con mi marido en Guinea Ecuatorial, en la ciudad de Malabo, antigua Fernando Poo, finalizaba el mes de enero, teníamos que volver el día ocho de febrero y empezaron a gastarnos bromas con que no íbamos a poder volver y nos tendríamos que quedar allí para siempre, cosa que después de mes y medio ya no me hacía tanta gracia, (contaré mis aventuras por la isla), ante los comentarios de que iban a cerrar las fronteras y por supuesto los aeropuertos empecé a interesarme en el tema, no veía noticias ni escuchaba la radio, las comunicaciones no son todo lo que se puede pedir, y supe que se había despertado? escapado? dejado salir? un virus desconocido en su nueva forma no en su nombre que se conocía de antiguo, un tal COVI, CORONA VIRUS, al que después se le ha dado el nombre de COVID-19, LO QUE QUIERE DECIR QUE ESTABA EN EL MUNDO EN EL FINAL DEL 2019.

Que si partía de China que si eran portadores los murciélagos, que si… que se yo cuantas cosas se decían ya. Me informé de que era muy virulento muy contagioso y se propagaba con gran facilidad de humos a humanos, que se extendería por el mundo y causaría muchas muertes.

No cerraron las fronteras antes del día ocho de febrero fecha en la que volvimos a casa.

Un mes después ocho de Marzo, cuando parecía que todo eso del virus no iba con nosotros los españoles, empezaron a aparecer casos en nuestras ciudades y pueblos, el día 14 de marzo de este 2020 se decretó en España el estado de alerta, con el fin de garantizar la salud, evitar el contagio y no saturar los hospitales, deberíamos quedarnos en casa todos los españoles por espacio de quince días, se cerraron todas las actividades que no fueran tiendas de alimentación, farmacias y otras actividades de primera necesidad; no voy a entretenerme ahora en desmenuzar pormenores porque solo quiero hacer el relato de lo vivido, hoy es día 22-04-2020 y seguimos en casa, hoy también el gobierno de la Nación ha anunciado que va a extender el confinamiento por un periodo de quince días más, dando un respiro a los niños para que puedan salir una hora, sin correr ni jugar sólo dar un paseo con un mayor que sea su tutor.

En fin, que se me agolpan los sentimientos, las dudas, las preguntas, la frustración y la impotencia, porque esto se está politizando y va más allá de una pandemia de tipo sanitario, a la que hay que atacar con todos los medios disponibles y procurando hacer llegar los no disponibles, llegará el momento de juzgar la labor de los responsables ante esta crisis que se está convirtiendo en económica, que va por el camino de empobrecernos, a una gran mayoría.

Cantamos con cienos de infectados detectados y tantos otros sin diagnosticar, con los que han salido, con los que están en ello con cientos de familias destrozadas por la perdida de seres queridos a los que no pueden acompañar en su adios, ni enterrarlos como quisieran. sin hacer luto ni duelo sin que doblen las campanas, en silencio callados que no se sepa que ha muerto uno más, la mayoría no nos enteramos y vivimos tranquilos confiados en que nos dicen todo lo que hay y confiamos, contando chistes cocinando, aplaudiendo a las ocho de la tarde desde el balcón o desde la puerta de casa a no se sabe ya que porque entre otras cosas somos crédulos y nos da igual aplaudir para esto que para lo otro, la cosa es ser felices aunque estemos encerrados porque así no protestaremos ni exigiremos ni pediremos cuentas, y como la rana que cae en la olla y se cuece poco a poco no nos enteraremos de que nos están guisando listos para ser comidos. ¿Quiénes nos están guisando? ¿Eso importa? ellos los que sean ellos, nos están guisando.

Esto es lo más relevante del comienzo del año 2020 esperado por mucho como año importante para esta vida nuestra. Una cosa si es cierta, la tierra está agradeciendo este parón mundial, porque es el mundo entero, (bueno dicen que dos naciones no están tocadas por el virus, lo investigaremos) el que está parado, al menos retenido, y la tierra se goza por ello.

Queridos seguiré mi relato. Confío en poder hacerlo.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Los Reyes Magos

Si como su nombre indica son Magos, ningún deseo expresado debería quedar sin satisfacer, pero yo he sabido siempre que no lo son, porque cometen muchas injusticias.

No me gustó y no me gusta esta fiesta si no es para hacer notar que deberíamos cambiarla, o al menos darle otro enfoque y no hacer creer a los niños que los Reyes les traerán lo que pidan porque solo en contados casos los niños reciben lo que han pedido.

Era yo muy pequeña cuando leía las historias de Celia, y cómo esta descolgaba por la ventana de la cocina los juguetes carísimos que le habían traído Sus Majestades, para regalarselos a la niña de la portera que no había recibido nada.

Ya me querrán justificar este hecho, pero no vale, los niños pensantes del mundo y hay muchos, no nos tragamos la historia.

De todas formas, la magia existe y a ella me aferro para desearos que se cumplan todos vuestros deseos.

Feliz día de Reyes Magos.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Recuerdos al olor del chocolate.

Mi abuela se levantaba muy temprano para preparar el chocolate que desayunábamos todos los días del año, una tacita que llamábamos “Pocillo” lo tomábamos con pan frito o con un trozo de bizcocho que solía preparar con yemas de huevos azúcar harina, que pasaba por el tamiz, y esencia de limón, no sé qué más ingredientes añadiría porque por aquel entonces era yo muy pequeña y a los niños se les mantenía lejos de las cocinas, mucho han cambiado las cosas, para mejor siempre para mejor.

              Nunca olvidaré el sonido de las zapatillas de mi abuela al deslizarse por el suelo de la cocina camino de la despensa a por algo que se le hubiera olvidado, porque mientras se hacía el chocolate iba preparando el cocido, plato que también invariablemente era nuestra comida a diario. Esos sonidos forman parte de mis recuerdos más entrañables, el molinillo golpeando en las paredes de la chocolatera de hierro para deshacer el chocolate… el bullir de la perola en cuya tapa golpeaba el vapor del agua haciendo que se levantara y volviera a su sitio todo el tiempo de cocción. El calor de la gran cocina de hierro, negra, con la chapa muy reluciente, el olor a leche hervida; era obligatorio tomar un vaso de leche después del chocolate, el recuerdo de la leche no me agrada porque la leche no me sentaba bien, pero no me hacía caso, si no tomaba leche no crecería, sí tomé pero crecer no crecí mucho. Tengo muchas cosas en mi carácter y en mi físico de mi abuela, yo le peinaba su pelo, también todas las mañanas, y puedo recordar cómo era el peinado que la hacía mi tía cuando yo se lo había cepillado, porque yo era tan pequeña que no llegaba bien a su cabeza.

              La aventura de vivir me ha llevado lejos de aquel lugar y sin embargo siempre lo recuerdo y mi pensamiento vuela a encontrarse en ese momento ese instante imborrable en el que las zapatillas la chocolatera y el molinillo con el sonido de la perola, eran lo más parecido a música celestial.

              Os dejo una taza de chocolate, también yo tomaré una con vosotros.

              Feliz Navidad del año 2018.

                                                           Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Vida me enseña

La vida me desilusiona para que deje de vivir de ilusiones y vea la realidad. La vida me destruye todo lo superfluo, hasta que queda sólo lo importante. La vida no me deja en paz, para que deje de pelear, y acepte todo lo que Es.

La vida me retira lo que tengo, hasta que dejo de quejarme y agradezco. La vida me envía personas conflictivas para que sane y deje de reflejar afuera lo que tengo adentro.

La vida deja que me caiga una y otra vez, hasta que decido aprender la lección. La vida me saca del camino y me presenta encrucijadas, hasta que dejo de querer controlar y fluyo como río.

La vida me pone enemigos en el camino, hasta que dejo de “reaccionar”. La vida me asusta y sobresalta todas las veces que sean necesarias, hasta que pierdo el miedo y recobro mi fe.

La vida me quita el amor verdadero, no me lo concede ni permite, hasta que dejo de intentar comprarlo con baratijas. La vida me aleja de las personas que amo, hasta que comprendo que no soy este cuerpo, sino el Espíritu que él contiene.

La vida se ríe de mí tantas veces, hasta que dejo de tomarme todo tan en serio y me río de mi mismo. La vida me rompe y me quiebra en tantas partes como sean necesarias para que por allí penetre la luz.

La vida me enfrenta con rebeldes, hasta que dejo de tratar de controlar. La vida me repite el mismo mensaje, incluso con gritos y bofetadas, hasta que por fin escucho.

La vida me envía rayos y tormentas, para que despierte. La vida me humilla y derrota una y otra vez hasta que decido dejar morir mi EGO.

La vida me niega los bienes y la grandeza hasta que dejo de querer bienes y grandeza y comienzo a servir. La vida me corta las alas y me poda las raíces, hasta que no necesito ni alas ni raíces, sino solo desaparecer en las formas y volar desde el Ser.

La vida me niega  los milagros, hasta que comprendo que todo es un milagro. La vida me acorta el tiempo, para que me apure en aprender a vivir. La vida me ridiculiza hasta que me vuelvo nada, hasta que me hago nadie, y así me convierto en todo.

La vida no me da lo que quiero, sino lo que necesito para evolucionar. La vida me lastima, me hiere, me atormenta, hasta que dejo mis caprichos y berrinches y agradezco respirar. La vida me oculta los tesoros, hasta que emprendo el viaje, hasta que salgo a buscarlos. La vida me niega a Dios, hasta que lo veo en todos y en todo. La vida me acorta, me poda, me quita, me rompe, me desilusiona, me agrieta, me rompe… hasta que solo en mi queda AMOR. (Berth Hellinger)

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Espera, la Luz está llegando.

Para los pueblos nórdicos era importante y tenían muy en cuenta la llegada de los días en los que las horas De luz empezaban a ser más largos, y los esperaban con impaciencia, encendían luces, velas antorchar, lo que fuera que tuvieran para hacer más fácil el camino de vuelta a la luz.

Esa costumbre ha llegado hasta nuestros días, la iglesia católica ha recogido esta tradición en forma de corona de adviento, en latín esta palabra significa venida.

Consiste en ir encendiendo una vela cada domingo de diciembre hasta el veinticinco que se enciende la cuarta, para los católicos ese día llega la Luz al mundo.

Deseo que la Luz llegue, ilumine los entendimientos y seamos capaces de ver.

He preparado mi corona de Adviento y la comparto con todos.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Mi padre el hortelano.

Mi padre era una persona hiperactiva aunque en aquellos tiempos no se conocía esa palabra, era capaz de levantarse temprano, dar de comer a los animales que teníamos para sustento de la despensa, coger la bicicleta y hacerse unos kilómetros para traer espigas que una vez desgranado el trigo, lo comían las gallinas que nos daban unos ricos y frescos huevos. Alas diez de la mañana estaba en su trabajo.

Si tenía dos horas hacía todo eso y además se acercaba a ver a su madre que vivía a dieciséis kilómetros, pero no en coche, de eso no teníamos, en bicicleta, y tan fresco se pasaba el día detrás de un mostrador y a la salida entrenaba a un equipo de futbol. Además cada año éramos un hermano más por lo que se imaginó una huerta que nos diera patatas, alubias verdes que dejaríamos secar y tendríamos pipos para el invierno, zanahorias acelgas cardos… un sin fin de productos, Trabajaba de diez a dos y de cuatro a ocho, los martes todo el día porque era mercado y no se cerraba para comer por lo que tenía media hora, mi madre le tenía preparada la comida, que no estuviera caliente, para salir corriendo en cuanto terminaba.

Pues a pesar de todo él se empeñó en poner una huerta, le dejaron un trozo de tierra junto a un río y allá se fué él preparado de cubo pala azada y pico. Sembró patatas, y alguna cosa más que no recuerdo, no alcanzaría yo más allá de cinco años, los recuerdos se graban como quieren cuando quieren y unos está a flor de piel como si estuvieran ocurriendo y otros desaparecen, otro día investigaré por qué ocurre esto así. 

La huerta estaba en el margen izquierdo del río según su discurrir, y el pueblo estaba en el derecho, para llegar a ella había, y hay un puente pero atravesar por él era dar un rodeo  que nos hacía perder tiempo, por lo que la mayor parte de las veces cruzábamos el río que tenía poco agua, sobre todo en verano, pero… con las lluvias el río crecía mucho, pero mucho, en serio, y en esa ocasión no hicieron caso y por no dar la vuelta por el puente intentamos pasar, mi madre llevaba a mi hermano en brazos y yo agarrada a su falda, mi padre detrás con el cubo lleno de  patatas, y las herramientas, no había mucho agua pero sí más que de costumbre, había llovido y a mi madre se le quedó una zapatilla metida en el barro, como no fueron capaces de encontrarla, mi madre llegó a casa descalza. Llovió más y las aguas se llevaron la huerta por la noche, cuando mi padre fue al día siguiente después del trabajo, no quedaba surco en pié. Y esa fué la aventura de mi padre y la huerta, por ese tiempo, ya que pasados unos años volvió sobre su idea de que tuviéramos hortalizas frescas y saludables y lo intentó de nuevo. Esta vez la tierra estaba lejos del río aunque los niños podíamos correr a meternos en sus aguas sin peligro, y cosechó ricas acelgas, patatas, garbanzos cebollas lechugas tomates zanahorias melones y sandías parras de uvas, un manzano un peral un ciruelo, flores, muchas flores que era lo que más gustaba a mi madre a parte de los niños, que menos mal que le gustaban porque tuvo doce. Hizo un pilón para regar en el que disfrutaremos como locos en el verano,  un columpio , una caseta con chimenea y un pozo que nos daba agua extrayendola con una bomba tipo Oeste Americano.

Mi padre no era hortelano, pero lo que se proponía lo hacía. Por eso a mi me cuesta mucho dejar de intentar que algo me salga, que me salga bien ya es otra cosa.

Estos son productos de su huerta.

Elisa.

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

El Apacible soplo

El apacible soplo

Eres en el principio y en el fin te renuevas, estás enraizado  en el cosmos, es imposible derrotarte… quizá sí.

Diste vida a unos seres engreídos e inútiles, capaces de acabar contigo en un segundo, comparado con los siglos en que existes antes que ellos, se creen únicos, hijos de Dios con derechos de herederos. Caminan por las sendas de la vida orgullosos de ese pedigrí que se imaginan, con tan arrogante pensar desprecian las vidas de tantos seres que como ellos comparten el espacio comprendido en esta esfera, desprecio por la vida es lo que sienten.

Se les olvidó el dato de que viven porque respiran, son animales como todos los pobladores de la tierra y viven por las plantas. Esto también se les olvida.

El soplo vivificador les puso a todos en un espacio azul, fresco, aromado, capaz de regularse y revivir en cada ciclo. Tiempo hubo en que el respeto por los principios básicos era la verdad de sus vidas, tiempos que fueron olvidando en nombre del progreso, del poder, del dominio y la riqueza.

¡El poder! Los que lo tienen engañan a los que no lo tienen y les hacen creer que el agua embotellada es signo de bienestar. Ellos se lo creen y el poder engorda, ellos lo ven normal porque el poder les engaña con chucherías que les hacen creerse importantes.

Escondeos del sol, les dicen, son malísimos sus rayos, pero no saben que es el poder el que ha roto las tejas del tejado de la casa en la que habitan, el poder ha roto el tejado, ¿Qué será de ellos ahora? ¿Volverán a las cuevas? Se lo impide el progreso, no tienen salida, vivirán con una bombona de oxígeno pegada a la espalda porque  hoy justifican lo injustificable aceptando por bueno que el poder lance al aire bombas fétidas, infectadas, mortales, bombas cargadas de peste para demostrar cuánto puede el poder.

Ellos, animales de la tierra, los pensantes y los sometidos, todos, respiran aire. No pueden existir sin aire, mueren y desaparecen sin aire.

Si recordaran que yo mando y que antes de morir habré terminado con todo… si recordaran que son un soplo, que viven en el aire y de aire, si fueran capaces de pensar que yo con mi poder soy capaz de regenerarme y ellos ya no estarán para ver el primer amanecer de una nueva era… si volvieran a los orígenes, todo sería posible, y contemplarían la primera aurora de ese primer día para la nueva humanidad.

Sin ti aire nada es posible, pero yo estoy aquí.

               Firmado:        La vida

                                                               Elisa Martín

Reservados los derechos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

El fin es el principio

Esta mañana había tenido mucho trabajo, el teléfono no paraba de sonar, el jefe estaba de humor intransigente, mis compañeros tenían las mesas llenas de papeles desordenados y el ordenador echando humo. Tengo dos compañeras que tienen sus mesas a mi derecha e izquierda, y un ayudante que se sienta a una mesa que ocupa el lado izquierdo de un gran ventanal que mira a la plaza en la que está el edificio en cuyo segundo piso se halla la oficina en la que trabajo; hay mañanas que el gran balcón permanece abierto dejando entrar los rayos solares o los olores que nos indican la hora del día, si a café si a tortilla…Pero esta mañana el balcón permanecía cerrado porque los nervios del jefe se descolocan fácilmente y la música que la brisa producía rozando la balaustrada, era para él insoportable. Una pena porque se esperaba lluvia y las gotas al caer siempre avivan el olor a rosas del cercano jardín.

Cuantos más nervios hay a mi alrededor más tranquila estoy, pausadamente fui resolviendo mis tareas y no dejé que el trabajo me espantase, nunca tengo prisa porqué la jornada termine, nadie me espera en casa.

El tiempo pasó, recogí mis cosas y me despedí hasta mañana.

Al salir a la calle llovía con intensidad, como hacía tiempo que no veía descargar un nublado, corrían riachuelos por las baldosas de la plaza y algunos charcos semejaban balsas, cuando era pequeña saltaba en todos los charcos que me encontraba de camino a casa, mojándome hasta los huesos, sin importarme la regañina que me llevaría, parece que estoy viendo a mi madre enfadada por haberme puesto “como una sopa”. No llevo nada para protegerme y no me importa, dejo que la lluvia caiga sobre mi cabeza y resbale por mi, me gusta la lluvia, su olor, su color y la música que desprende al caer.

He llegado a mi hogar y tras tomar un plato de sopa caliente, estoy planteándome escribir algo que hace tiempo me ronda por las ensoñaciones del despertar, cojo pluma y cuaderno y así resuelta, me dispongo a escribir un relato.Sin dejar que me intimide la hoja en blanco, esa hoja inmaculada que me mira con descaro, a pesar de saber que las hojas no hablan, tengo miedo , falta de confianza y ningún deseo de enfrentarme a un fracaso; lo que ocurre es que… ¡Lo tengo decidido, voy a escribir! Lo llevo dentro, en mi bullen mil ideas, quiero contar, quiero expresar y nada me impide hacerlo, yo daré forma al relato pero a su vez él relato me conformará, moldeará a la persona que debo ser, mi vida simple y aburrida me indica que realmente no hago lo que quiero, lo que me gusta y puede darme felicidad. Hay otro mundo más allá de la oficina de mi tranquila casa.

Abro la ventana y el fresco de los pinos con la dorada resina, inunda mis sentidos, cierro los ojos y dejo que salga lo que quiera que tenga el capricho de aparecer dese la punta de mi pluma hasta la presumida hoja blanca.

“Llevaba caminando dos días, no sabía dónde iba, cargaba con una mochila a sus espaldas, en la mano una gran maleta y una especie de faltriquera a la cintura, quería llevarse todo lo que le gustaba: sus discos, sus fotos, los libros que amaba, no quería que nada de lo importante para él se quedara atrás, caminaba así cargado, empujado por un afán de salir, más bien de huir del sitio en el que estaba pero no sabía cuál era la causa, solo que tenía que caminar al frente sin apartarse del camino, fuera donde fuese que este le llevaba.

No veía a nadie conocido a su alrededor, todas las personas con quienes se encontraba eran anónimos para él y tampoco conocía los lugares por los que pasaba, pueblos, granjas, ríos y valles, en los que nunca había estado. Paraba a comer porque recordaba que debía hacerlo y descansaba en las horas oscuras, se trasladaba con la luz y una idea fija le empujaba a seguir avanzando.

En un principio eran algunas personas las que como él caminaban con sus pertenencias a cuestas, según pasaban los días eran más y muchas más las que se iban juntando al camino. Todos huían, era una locura, ninguno hablaba, como si una película muda estuviera pasando delante de su vista, asombrado pero no asustado, dentro tenía un determinación que lo empujaba a seguir adelante, en la misma dirección, los demás parecían seguirlo como si supiera a donde ir.

Lo peor de todo era el camino que que hacía más empinado y apremiante la prisa, lo que suponía que la carga pesaba mucho más. El olor del aire cada vez era más gris, la marcha más costosa y el miedo imperioso, algo les estaba pisando las huellas.

Decidió que lo que llevaba en la maleta no era necesario y la abandonó al borde el camino donde se veían botas, aparatos de música, guitarras y miles de objetos que alguien decidió que no le resultaban necesarios.

Siguió remontando, viendo por todas partes a los que tiraban de sus bártulos sin apenas fuerzas; pensó que los discos pesaban y la mochila quedó abandonada a su suerte.

Los mares desbordados devastaban todo lo que a su paso encontraban, sin dejar piedra sobre piedra,  el mundo conocido quedaba anegado. Ya ni la bolsa de la cintura con los documentos que portaba, le serían de estorbo, despavorido sin saber qué es lo que pasa, sube el último repecho vencidas al límite sus fuerzas, como los que le rodeaban, sin nada.

Al clarear el día llegó a la cima de la más alta montaña y pudo comprobar que el mar arrasaba lo que había sido la tierra conocida y solo quedaba agua, distinguió a lo lejos los picos de otras montañas en los que otros seres vencedores de las aguas, despojados de lo que el mundo tenía como señal de importancia, libres de equipaje, miraban la nueva alborada del primer amanecer. Aquí estaba él  allá estaban ellos, a la vista pero no al alcance, separados por océanos de agua. La vida no sigue, pensó, es un nuevo mañana para la humanidad.

No existe la barca todavía, y aun es pronto para inventarla”

¿Es posible que me haya quedado dormida? Se ha hecho muy tarde y mañana madrugo. Noto mis fuerzas renovadas, mis esperanzas retoñadas y la confianza inédita.

¿Abriremos hoy el balcón para escuchar la vida? Lo veremos.

Elisa

01-03-2018

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Fin del año 2017

Es una alegría pensar cuantos finales de año recuerdo y son  muchos así que muchas alegrías podría relatar.

Terminar un año, solo es comenzar otra andadura, se suceden etapas que nos avanzan en el camino como si de una cinta transportadora se tratara, parece que no podemos salirnos, no tenemos más opción que caminar y caminar por los años de nuestra vida hasta que esta se termine.

El final de cada uno de estos años nos hace reflexionar, siempre, y nos hace proponernos cosas, siempre. Reflexionamos sobre lo que hemos hecho y lo que se nos quedó por el camino, y nos proponemos enmendar la plana y hacer todo eso sin terminar o sin tan siquiera  empezar, lo que solo ha sido pensado y nunca llevado a inicio. Pero es cierto que lo deseábamos, por eso llega el fin del año y nos remuerde la conciencia, bueno o eso que llamamos conciencia, quizá podíamos habernos esforzado un poco más, quizá si no hubiéramos dado tregua a la pereza…

Yo no lo se, no se por qué no hacemos lo que deseamos, por qué no llamamos a las personas que queremos, por qué no estamos tiempo con los amigos con quien deseamos estar, por qué no emprendimos esa tarea que nos hubiera gratificado, por qué no cogimos el tren y nos fuimos a visitar a esa persona con la que nos hubiéramos sentido en casa, si también por que no cogimos pluma y papel y nos pusimos a escribir eso que nos salía del alma? o abrimos el cajón de los pinceles y dimos color a ese cuadro que nos ronda la cabeza? sí por qué no?; los humanos somos así de incomprensibles, no hacemos nada de lo que deseamos verdaderamente y nos engañamos haciendo cosas que no nos hacen felices, aplazamos y aplazamos,  no somos felices puesto que al terminarse el año nos reprochamos que se haya pasado sin haber hecho… Lástima, es una pena que no aprendamos a vivir el momento presente este momento, no otro porque da la casualidad de que no sabemos si tendremos otro pero es muy cierto que los anteriores ya no los  Tenemos.

Reflexionamos, porque nos gusta, nos gusta felicitarnos por los éxitos y nos amargamos por los fracasos, pero lo que más nos molesta de nosotros es lo que ni siquiera intentamos, eso que se nos pasó por la mente, eso que nos brotaba del alma, y a lo que desterramos de un plumazo, lo sentenciamos al olvido, pero hoy cuando el último mes del año nos dice que tenemos poco tiempo, ahora si ahora nos lamentamos.

El año no ha terminado aun, los días aunque se hace pronto de noche dan mucho de si, no quiero decir nada, voy a repasar mi lista y ver que hago.

Feliz diciembre queridos amigos.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Octubre

Otoño el mes de los colores, rojos, ocres, dorados, de la calma y la serenidad, cuando no hay prisa, cuando todo esta maduro, solo queda recogerlo y guardar para el invierno.

Las doradas uvas, los dulces higos, las nueces, castañas y demás frutos secos que son alimento enriquecedor.

Es tiempo de Libra, la bella Afrodita representada por Libra, la justicia el equilibrio…

A lo largo de los siglos  (según ha convenido a los pueblos que se apoderaban de la cultura del país que invadían) a cada diosa le asignaban el nombre que les venia en gana. Así han pasado  a la historia y han llegado hasta nosotros camuflados con los nombres que nos han querido transmitir.

Como hace mucho tiempo que no escribo nada, este es un entrenamiento para ir cogiendo el gusto por investigar y contaros lo que se me ocurre de lo que encuentro, dándolo mi personal enfoque.

Gracias por estás ahí. Un saludo.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Alubias con verduras

No he encontrado en la red ninguna receta de alubias como esta que yo hago y por si pudiera interesar la pongo a disposición de todo el publico.Alubias con verduras.

Alubias con verduras

 INGREDIENTES

 500 gr. De alubias (blancas, pintas, negras, etc.)

½ pimiento verde

½ pimiento rojo

jud

Un tomate maduro

1 cebolla mediana

1 zanahoria

2 dientes de ajo

1 puerro

Laurel

Sal

Perejil

Pimentón  dulce

Aceite de oliva

Agua

Harina.

PREPARACIÓN

 Después de tener las judías en remojo 12 horas, las pasamos por agua fresca para lavarlas, y las ponemos en una olla, puede ser tradicional, a presión o súper rápida, los tiempos son diferentes, hay que tenerlo en cuenta. Las cubrimos con agua y añadimos todas las verduras lavadas y enteras, un diente de ajo, la hoja de laurel y el perejil, ponemos sal y una pizca de pimienta y lo dejamos cocer hasta que estén las judías tiernas, que dependerá de la calidad de las legumbres y del tipo de olla usado. Cuando todo esté bien tierno, sacamos el tomate el perejil la cebolla el diente de ajo los pimientos rojo y verde, y demás verduras que hayamos puesto. Pelamos el tomate, como estará muy tierno, retiramos la piel muy fácilmente, lo ponemos todo en el vaso de la batidora y lo trituramos hasta dejarlo hecho una pasta que reservamos.

En una sartén ponemos cinco cucharadas soperas de aceite de oliva, cortamos el ajo que nos ha quedado en láminas finitas y lo doramos en el aceite, cuando esté dorado, no quemado, añadimos una cucharada de harina, una cucharadita de pimentón dulce y lo freímos todo para que se tueste, sin que se queme, añadimos el triturado de verduras que tenemos reservado en el vaso de la batidora lo removemos todo para hacer una pasta añadimos caldo de las judías y cuando vuelva a cocer lo echamos sobre las judías que dejaremos dar un hervor para que se unan los sabores.

Servimos en plato hondo adornado al gusto.

Elisa

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Desconectar

Es cierto que hoy todo se conecta y se desconecta, por lo mismo nos hemos acostumbrado a conectarnos y desconectarnos, pero son solo palabras porque nunca podremos desconectarnos de las cosas que tenemos en la cabeza, de las que nos ocupan el corazón, de aquellas que nos interesa, y digo cosas que pueden ser personas acontecimientos y demás actos que rodean nuestra existencia.

Cuando estos acontecimientos son negativos deberíamos poder desconectar y de verdad quedar apagados, para que los sentimientos negativos que generan no nos alteren el ritmo cardíaco, y enfermemos de ansiedad, aun sabiendo que eso no es posible… tenemos un poder que se nos dio en nuestras estructuras genéticas para controlar nuestros sentimientos y hacer que no nos dañen, porque no hay nada más dañino para nuestra salud que los sentimientos negativos.

Claro ahora me diréis, ¿cómo lo hacemos? y no tengo más remedio que decir que no lo sé. Porque claro te bombardean con un sinfín de terapias personales de auto-ayuda que según lo lees dices !qué fuerte esto lo hago yo y libre de angustias¡ pero que no, que es muy difícil, y cuando llevas la vida entera queriendo que alguna de esas terapias te funcionen ya desesperas y dices: me están engañando.

Alejarse de las pasiones humanas creo que es el único camino, y para lograrlo hay que tener una gran entereza fuerza de voluntad y dominio de sí mismo.

Yo prometo al que esté interesado en ello que si logro el más pequeño de los avances en este terreno os lo haré saber y os diré como sin cobraros nada, bueno si, si mis consejos os sirven de algo hacedme lo saber, simplemente porque me reforzará para seguir en el camino y no tirar la toalla.

Desde esta tarde de Septiembre en la que veo claro que somos lo que somos, os mando mis cordiales saludos.

Elisa1205819431-368x276

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

sin-tc3adtulo-4.jpg

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

mandalas_colorear.jpg

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

3.jpg

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

2.jpg

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MANDALAS

MANDALAS
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MIS LECTURAS

Hace mucho tiempo que no publico los titulos y autores de los libros que leo, no quiero aburrir, leo variado. Si estais interesados en saber mis últimas lecturas podeis dejarme un mensaje y os lo diré.

Abrazos.

Elisa

9457416-tabla-con-los-libros-antiguos-vintage

Identificador de la imagen : 9457416

Tipo de imagen : Foto de archivo
Derecho de autor : Vladimir Voronin
Publicado en Sin categoría | 1 comentario

¡SIEMPRE QUE ELIJO PIERDO ALGO!

En la encrucijada de caminos me paro y pienso en elegir uno, pero debe ser uno sólo ya que no puedo transitar por dos caminos a la vez.

No alcanzo a ver más que unos pocos metros por delante de mí y quisiera saber cuál es el que me lleva al puerto donde debo embarcarme sana y salva.

Seguro que uno será más corto y con pocas dificultades sin ofrecer a cambio nada compensatorio, otro puede ser que me reserve pruebas por las que sufriré y de las que saldré enriquecida y madura, mucho más fuerte.

El largo, seguro que lo hay, dará tiempo para que conozca placeres y sinsabores.

En otro me espera gente dispuesta a darme cariño curar mis heridas y reír conmigo, si no lo elijo perderé la riqueza de la amistad.

Quizá encuentre subidas pedregosas… bajadas torrenteras que destrozarán mis rodillas, pero que llevan a valles llenos de flores donde la paz se respira pura.

Cada uno de ellos guarda algo bueno que me perderé.

¡Ah claro! Esto es la libre elección, la libre determinación, la libertad de los hijos de Dios, sí, seguro que es eso.

Pues esto me enfada porque siempre perderé aquello que no elija.

untitled

Elisa

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Hablar por hablar o por no estar callada

Man and woman with thought bubbles that match each other's clothing

Hablar por hablar o por no estar callada

Estaba hablando con un buen amigo mío de la cantidad de jóvenes que no es que no encuentren trabajo, si no que están totalmente desmotivados, solo tienen interés en estar sentados al ordenador jugando o navegando que es como estar en las nubes.
Yo decía hace años que el sistema educativo estaba preparado para que hubiera muchos jóvenes que abandonaran, que se bajaran del carro de la sociedad de demanda, demanda de estudios, demanda de oportunidades para investigar, demanda para trabajar en lo que les gusta y preparación para ello… etc. etc.
Y era mi opinión y lo sigue siendo que cuantos más abandonan más espacios libres se quedan.
Y vemos a chavales inteligentes tirados ante los televisores y las maquinitas de cualquier tipo de computadora que sea. Sin sacar provecho de nada cuando podrían haber hecho lo que hubieran querido, si lo que hubieran querido, porque no les faltaba inteligencia, quizá por eso el sistema no les convencía y abandonaron.
No hay trabajo.
.-Y ¿es la solución que los jóvenes no salgan a la calle a exigir un puesto de trabajo o un puesto en la educación, educación sensata, que haga personas responsables trabajadoras, exigentes, no ciudadanos pasivos viviendo de los padres con lo que lleva de sufrimiento para las familias?
.-Claro que no, no es la solución, esas son personas desmotivadas deprimidas, habría que hacerles un tratamiento psicológico de motivación para que encontraran que les gustaría hacer en esta vida, y facilitarles el que lo pudieran llevar adelante, encontraríamos sorpresas y cosas muy útiles para la sociedad que ellos nos ofrecerían y están desaprovechadas.
.-¿Cómo se sienten los padres que tienen hijos en edad de trabajar mayores de 18 años que no han estudiado y que no están preparados para poder hacer nada de lo poco que la sociedad hoy ofrece? Damos pena.
.-Somos lo que somos y es lo que siempre fuimos, marionetas en manos de gobernadores que solo quieren para sí mismos, las mejores educaciones los mejores trabajos y los mejores ingresos y si no los consiguen de una forma los alcanzan de otra pero no nos ofrecen ninguna credibilidad, ningún entusiasmo para trabajar en el levantamiento de una sociedad muy castigada.
Somos incultos porque a los que mandan les conviene, nos conformamos con que no nos quiten el futbol.
Me he quedado de piedra al oír una encuesta en la que preguntaban a gente de la calle al paso, no creo que estuviera preparada, hoy no te puedes fiar de nada, preguntaban: ¿Cree usted que deben cerrar a los clubs de futbol que no pagan los impuestos? Y ¿a los futbolistas morosos?
Respuesta: “que no cierren, no, que a mí me gusta mucho el futbol”.- Pero no pagan.
.- pues que paguen.
.-Si pero no pagan.
.- que paguen.
.-Pero no pagan, usted tiene que pagar sus impuestos y si no lo hace le embargan ¿no es así?
En ese punto se quedaban mirando a la cámara con cara de lelos como diciendo: “pero que me dice este buen hombre, eso no lo había pensado yo”.
No todas las repuestas fueron esta, he recreado un modelo, pero que resume la mayoría de ellas.
Señores el futbol, ¿es bonito? Sí, ¿entretiene? Sí, ¿deben mucho dinero? Sí, ¿nos importa que no lo paguen? no.
Según mi humilde opinión eso es lo que quieren los que nos gobiernan, eso justamente. Porque entonces no exigiremos nada más.
No hay crisis colectiva, hay crisis individuales, y mientras no nos demos cuenta de ello, mal vamos. De las crisis individuales no nos sacan colectivamente, nos tenemos que sacar nosotros. Salir y gritar, gritar fuerte para que se nos oiga.

Elisa.

Publicado en Sin categoría | 1 comentario

Esperando a la inspiración

Se ha pasado mucho tiempo desde que os dejé mi felicitacion de Navidad; Se está terminando el mes de Enero, los días son frios pero muy agradables, son largos, estas tardes que da tiempo para hacer de todo lo que me gusta, en mi caso porque tengo las tardes para realizar las labores o trabajos que me gustan, comprendo que es una suerte de la que yo se aprovecharme, no lo dudeis.
Espero tener cosas que decir y seguir dejandolas aqui para todos los que tengais el gusto de leerlas.
Saludos.
Elia

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

A mi manera

El otro día hablaba con mis amigas sobre las tortas de chicarrón y cada una tenía sus propios recuerdos de ellas, salieron las tortas de Veedor y un sinfín de delicias más.
Me han dado ganas de hacer tortas de chicharrón y pretendo acordarme de cómo las hacia mi madre, pero desde mi recuerdo, no tengo nada apuntado asique lo diré a mi manera que es como me gusta hacer las cosas, a mi manera.
Yo recuerdo que pedía una mediana al panadero, porque era más fácil que se la trajera ya fermentada que hacerlo ella, que también sabía, pero ganaba tiempo. En todo caso se hace una masa de pan tal cual como para hacer una mediana, quien quiera más cantidad debe hacer más masa.
Hoy en día hay picadoras trituradoras y toda clase de robot de cocina, pero si no tenemos a mano ninguno de estos artilugios… agarraremos el tarjador y provistos de una buena macheta haremos picadillo los chicharrones. A mí los que más me gustan son los de cuello, llamados así no sé porqué, salen del velo del cerdo, y como a mi abuela María se me pasan todos los males comiéndome uno de estos deliciosos chicharrones.
A lo que iba yo, tenemos la masa y tenemos los chicharrones lo mezclamos todo junto añadimos azúcar y unos granos de anís (según el gusto se pone una copita de aguardiente o de anisado) y listo para ser amasado todo junto, para que no se peguen las manos se pone en ellas un poquito de harina; llegados a este punto se van formando bolas de masa y se extienden al tamaño de la mano, de la mía claro, si la tenéis mas grande hacerlas un poquito más pequeñas, en el centro de la torta ya formada, hacéis unos pellizquitos como los que se dan las señoritas para que les salga color en las mejillas, bueno sedaban las de antes hoy no hace falta ya que tenemos colores muy bonitos porque tomamos el sol. Esos huequitos se rellenan con azúcar. Y las tenemos listas para el horno, yo soy mala para esto del horno así que no os digo ni tiempo ni nada, yo cojo el punto y me siento en el suelo delante del horno y las miro continuamente, cuando ya las veo doraditas y a mi gusto las saco, nunca con un trapo majado o húmedo para agarrar la bandeja del horno, siempre seco y gordito, una manopla está bien.
Dejarlas enfriar un poquito no hagáis lo que yo que me las como calientes y me duele la tripita.
Espero que os gusten si os decidís a hacerlas.
No me preguntéis nada más porque nada más se, si si, sé que mi madre las preparaba en casa y después se iba al horno de Cristino a cocerlas, claro entonces no tenia que sentarse delante del horno para ver cuando estaban doradas, a veces yo iba le acompañaba para ayudar a traerlas.
Esto es todo por el momento, cualquier otra receta que dudéis de su elaboración no dudéis en pedirme ayuda, pero ya sabes siempre será A Mi Manera.
Saludos afectuosos.

Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Feliz Navidad

Quiero desear a todos los que paseis a visitar mi espacio unos días de Navidad y Reyes llenos de felicidad. Que el nuevo año traiga todo aquello que cada uno de nosotros dese o necesite.
Saludos.
Elisa
Quiero desear a todos los que paseis a visitar mi espacio unos días de Navidad y Reyes llenos de felicidad. Que el nuevo año traiga todo aquello que cada uno de nosotros dese o necesite.
Saludos.
Elisa
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

La Plaza del Real


La Plaza del Real
No somos conscientes del patrimonio arquitectónico urbanístico y cultural que hemos tenido en nuestras manos, transmitidos por generaciones anteriores.
Al no saber lo que teníamos lo hemos considerado viejo y lo hemos destruido.
No podemos enseñar a las generaciones que nos siguen ni el pueblo medieval ni el del siglo XV ni el del siglo XX.
Podemos visitar pueblos medievales que se conservan como fueron, bien restaurados sus trazados de calles y plazas con sus casonas y palacetes, incluso podemos visitar algunos por dentro.
El nuestro no, el nuestro ha desaparecido. Se convirtió en “Ciudad”.
Podíamos enseñar a los jóvenes del mundo como se desarrollaba la vida en los pueblos medievales hasta el desarrollo industrial.
No podemos, no, habiendo tenido el trazado de un pueblo lleno de plazas, de espacios para el encuentro… ahora vamos a visitar otros pueblos que bien restaurados conservan la esencia de lo que fueron y enseñan la única plaza que poseen como lo fue en sus orígenes.
La Plaza del Real llora lagrimas de desconsuelo.
Todos los que no estén de acuerdo conmigo pueden discrepar y manifestarlo, a todos les digo que siempre estaré al lado de los que luchen por que nadie les quite su derecho a hacerlo.
Abrazos amigos.
Elisa Martín Gómez
Arévalo 1-10-2012

Las fotografías son tomadas de otros reportajes
ya publicados por otras personas.
Si alguien considera que no debo tenerlas
o no debo usarlas, estaré encantada
de que me lo digan.
Gracias

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Nunca me fui.

El verano ha dejado seca la tinta de mi tintero de la misma forma que reseca está la tierra, espero que el otoño proximo traiga un poco de frescor y aunque no llueva en mi alma almenos la calma con la que el otoño se muestra traiga nuevos brios y las palabras acudan a mi mente, el otoño es, a diferencia de la primavera que todo lo rompe con su urgencia y del verano que se serena un poco, la madurez llega sin duda con el otoño, ya no hay prisa es como si todo estuviera hecho, no hay porque correr, la vida tiene ya los frutos maduros en esa época, se prepara para la llegada del invierno.

Todo esto para decir que no pienso abandonar este espacio tan querido para mi, ¿sabeis porque el nombre? Frisky se llamaba mi gato, un precioso gato Maine-coon, mi amigo. Hacia poco que lo habia perdido, después de vivir a mi lado 14 años, por eso  Frisky y yo.

Se que os parais a mirar mis cosas y os lo agradezco, espero que os guste este espacio que cree para sentirme unida a mis amigos.

Hasta pronto.

               Un abrazo.

                             Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Padre nuestro

Todo poderoso que habitas el infinito, todo sea por siempre.
Haz aquí lo mismo que allí, arriba como abajo sea aceptada tu ley.
Que no nos falte el maestro que traiga el alimento a nuestro espíritu.
Limpia nuestro karma siempre que te lo pidamos.
Ayúdanos a perdonarnos a nosotros mismos, para que podamos perdonar a los que nos ofenden.
Fortalece nuestro ser para que las tentaciones no tengan fuerza en nosotros.
Libranos de salirnos del camino, por los siglos de los siglos, amen.
Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mediocridad

Escribe Forges:

“Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir , para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan.Porque son de los nuestros.

Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

– Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.

– Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.

– Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

– Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.

– Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

– Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.

Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad, y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.”

Forges

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Esto pienso en este preciso momento

Quiero decirlo antes de que las palabras no sean las que me salen este instante.

No tiene sentido la inmensidad, es incomprensible, los espacios son abismales el cosmos todo es un sin sentido, incomprensible.
¿Por qué somos si no entendemos por qué vivimos, para qué nacemos?
¿Dónde está el sentido de tanto sinsentido, de tanto desconcierto?
He mirado al mundo, nuestro azul planeta, lo he mirado desde lejos, desde muy lejos, y he visto que vivimos en un punto, un puntito muy pequeño entre miles de puntos tan pequeños o más, que forman la inmensidad.
Aparecimos de pronto en un momento y nos inventamos historias del Olimpo y los Dioses, fantasías que perduran en nuestras mentes, con diferentes nombres, transmitidas de infinito en infinito. ¿Llegamos de otro lugar, nos trajeron los Dioses…? “Creced y multiplicaros” para poblar el planeta.
O ¿fue en barcas llamadas Arcas que aterrizamos aquí? Huíamos de un desastre, o ¿eso fue después de que ya estuviéramos aquí?
Muchas preguntas me hago y para explicar lo que creo hay mucho que creer y yo no me lo creo.
Somos un experimento, una granja, un invento… ¿que otros seres nos miran, que nos juzgan, que hasta nos cuidan, y se ocupan de enfermarnos y después que se lo pedimos de sanarnos? Que… incomprensiblemente ¿nos hicieron a su imagen? Miserables, quejumbrosos, indigentes, enfermos, envidiosos. ¿Son nuestros Dioses como esta humanidad doliente, que mirando al cielo clama?
Esto es un sin sentido.
Pobre humanidad.
Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Yo el árbol

Hay un otoño corriendo por mis venas a las que el rumor de lejana fuente no llega a calar.
Quiero despertar del sopor que me ensueña, el viento sopla hojas que vuelan lejos de mi desamparo.
A mí alrededor preparan nido mieses y viñedos.
Mariposas llegan a mis secas ramas esperando despertar en el verdor de la primavera, para mi lejana, ya no seré más ni árbol ni nada.
El milagro de un brote verde en mi tronco traerá palomas desde las nubes, mi esencia se regará, ¡Resistiré! ¡Viviré!
Elisa

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario